GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO

Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA



SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

Sesión 14-Conclusión

P-Antonio Rivero L.C.
CURSO: Los Diez Mandamientos de la Ley de Dios


Ahora sí debo poner punto final.

Te diría lo mismo que dijo Jesús en el Evangelio: “Haz esto y vivirás”, es decir, cumple estos mandamientos y vivirás, serás feliz, te realizarás como persona y como cristiano…y construirás un mundo mejor, donde reinará el amor, la paz, la honestidad y todos los valores humanos y morales.

¿Cuestan? Es cierto. Pero, lo que cuesta es porque vale.

¿Se pueden practicar y vivir o son una utopía? Por supuesto, con tu esfuerzo y con la ayuda de Dios.

Los que han vivido o tratan de vivir los Mandamientos de la Ley de Dios son personas libres, radiantes de alegría. Van por el mundo con la frente bien alta, con la conciencia tranquila y son ejemplo que arrastra y estimula a imitarlos.

¿Por qué no tratas de meditarlos diariamente para que puedas comprender la motivación profunda de cada mandamiento? Y al final del día, antes de acostarte, repásalos para ver cuál de todos has cumplido y cuál has dejado de cumplir, y así superarte el día siguiente.

Vívelos siempre y en todas partes. Al estudiar, al trabajar, al relacionarte con las personas, al ir de vacaciones…recuerda siempre los Mandamientos de la Ley de Dios y llévalos en tu mente y en tu corazón. Vívelos siempre. Cuando estás de novio o cuando te cases, informa tu vida con los preceptos del Decálogo. Si estás sano o enfermo, repasa sereno estos diez secretos para tu felicidad. Si estás casado y tienes hijos, enséñales el sentido y el porqué de la Ley de Dios.

Los Mandamientos, te repito, son camino de felicidad, de realización, de paz y serenidad del alma. Son brújula en el camino de tu vida que siempre marca el norte.

Y sobre todo, quien cumple los Mandamientos va camino del cielo que Dios nos ha prometido a todos. Es más, el Decálogo es camino para llegar al cielo, y poder disfrutar de la compañía de Dios y de los santos, que lo vivieron en su paso por la tierra. Si ellos pudieron llegar, ¿por qué tú no?

Vívelos con amor, con conciencia. Y ayuda a vivirlos a tus seres queridos.

Y no te desanimes si ves que a tu alrededor avanza más el mal que el bien. “Nosotros, los cristianos, sabemos que el mundo está siempre en manos de Dios. Aun cuando el hombre se alejara de Dios hasta el punto de abocarse a la destrucción al final de los tiempos, Dios volverá a establecer un nuevo comienzo. Nosotros hacemos las cosas con la fe puesta en Dios, para que el hombre no se aleje de Él y el mundo sea, en la medida en que nosotros podamos, una nueva creación suya, que el hombre pueda vivir una nueva vida como criatura suya” (59).

Tú, siembra el bien, y cosecharás el bien.


(59) Cardenal Ratzinger en el libro-entrevista “La sal de la tierra”, Ediciones Palabra, Madrid 1997, pág. 239.

___________________________________



 ___________________________________

  TEMAS DE RESPUESTA
1. ¿Cuáles son los frutos al haberte encontrado nuevamente con los Diez Mandamientos de la Ley de Dios?

2. Dime de corazón tus comentarios acerca del curso.

_______________________________

Preguntas o comentarios al autor P. Antonio Rivero LC

arivero@legionaries.org
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified